Características Del Despido Improcedente

  • Despido Improcedente

    Despido Improcedente

  • Características del Despido Improcedente

    Características

  • Motivos del Despido Improcedente

    Motivos

  • Cómo reclamar el Despido Improcedente

    Cómo Reclamar

  • Dudas Sobre el Despido Improcedente

    Dudas


  • "Características Del Despido Improcedente"


    Acerca de las Características Del Despido Improcedente


    Actualización: 13/05/2014 Cuando el despido sea declarado improcedente, en el caso en que el trabajador denuncie tal situación, el empresario, en el plazo de cinco días desde la notificación de la sentencia, podrá optar entre la readmitir al trabajador, con abono de los salarios de tramitación, o el abono de las siguientes percepciones económicas que deberán ser fijadas en aquélla:


    a) Una indemnización de cuarenta y cinco días de salario, por año de servicio, prorrateándose por meses los períodos de tiempo inferiores a un año hasta un máximo de cuarenta y dos mensualidades, hasta le fecha de la reforma laboral, a partir de la cual se reduce a treinta y tres días con un máximo de veinticuatro mensualidades. Por tanto habrá que hacer la proporción entre ambas cantidades y el tiempo trabajado.

    b) Una cantidad igual a la suma de los salarios no cobrados desde la fecha de despido hasta la notificación de la sentencia que declarase la improcedencia del despido o hasta que hubiera encontrado otro empleo.

    Si la opción entre readmisión o indemnización pertenece al empresario, el contrato de trabajo se entiende extinguido en la fecha del despido, cuando el empresario reconozca la improcedencia del mismo y ofrezca la indemnización que le pertenece.



    Tanto el trabajador acepte la indemnización o no y el despido sea declarado improcedente, los salarios de tramitación quedan limitados a los salarios devengados desde la fecha del despido hasta la del depósito, salvo cuando el depósito se realice en las cuarenta y ocho horas siguientes al despido, en cuyo caso no se devenga cantidad alguna.

    De esta forma, el reconocimiento de la improcedencia del despido podrá ser realizado por el empresario desde la fecha del despido hasta la fecha de la conciliación.

    En el supuesto de no optar el empresario por readmitir al trabajador o darle la indemnización, se entiende que procede la readmisión.

    Si el despedido es un representante legal o sindical de los trabajadores, es el trabajador quien tendrá la posibilidad de opción.



    La readmisión debe producirse en las mismas condiciones de trabajo, sin modificar la jornada, salario, etc. que tenía el trabajador antes del despido. En otro caso estaremos ante una readmisión irregular.

    Cuando se produzca la readmisión del trabajador, las cantidades percibidas por éste en concepto de prestaciones por desempleo se considerarán indebidas por causa no imputable al trabajador. En tal caso, la Entidad Gestora cesará en el abono de las prestaciones por desempleo y reclamará a la Tesorería General de la Seguridad Social las cotizaciones efectuadas durante la percepción de las prestaciones. El empresario deberá ingresar a la Entidad Gestora las cantidades percibidas por el trabajador, deduciéndolas de los salarios dejados de percibir que hubieran correspondido, con el límite de la suma de tales salarios.

    Si el trabajador hubiera encontrado otro empleo con anterioridad a la sentencia del despido y se demostrase por el empresario, éste lo podrá descontar de los salarios dejados de percibir.

    En cualquier caso, el empresario deberá instar el alta del trabajador en la Seguridad Social con efectos desde la fecha del despido o extinción inicial, cotizando por ese periodo, que se considerará de ocupación cotizada a todos los efectos.